Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Gobernanza’ Category

Making government data available online in universally accessible formats to allow citizens to make use of that data to comment, derive value, and take action in their own communities.

CONNECTING AND EMPOWERING ALL AMERICANS THROUGH TECHNOLOGY AND INNOVATION

Barack Obama

He empezado, por casualidad, con la anterior cita del programa electoral de Obama, que en cierto modo es la conclusión de la entrada que acababa de terminar de escribir. La he encontrado y no he podido resistir la tentación de usarla aún a costa de boicotearme a mi mismo. A partir de aquí lo que había escrito previamente.

A través del blog eGovAU, he llegado a una presentación de David Osimo, que entre otras muchas cosas hablaba de la necesidad que las Administraciones Públicas abrieran interfaces programáticas a su información y servicios para ser utilizadas por los ciudadanos para la construcción de servicios. Lo que hace unos días había enlazado en una entrada con el concepto de eInclusividad en dirección ascendente, David Osimo lo liga a un cambio de cultura en las Administraciones Públicas hacia unos valores basados en una mayor transparencia y apertura a la sociedad, lo cuál es otra aproximación posible. Sea por cualquiera de esas dos razones o por otras como el hacer de la necesidad virtud que imponen los tiempos de crisis, la apertura de una API de los datos no personales que manejan las Administraciones Públicas es, a mi juicio, un camino sin vuelta atrás posible.

Pero volviendo a la pregunta de David Osimo, mi opinión es que el cambio de la Administración es anterior o posterior al despliegue de este tipo de facilidades a los ciudadanos. El despliegue de las interfaces programáticas sólo es posible si los poderes públicos llevan el campo de la Gobernanza al Gobierno Electrónico, haciendo posible la existencia, valga la paradoja, de servicios de de Gobierno Electrónico no gubernamentales. De lo que vendrá como consecuencia no puede hablarse ya de un cambio en la Administración, sino de una transformación de la Sociedad por un cambio radical del reparto de papeles entre Sociedad y Administración.

La afirmación anterior quizás pueda sonar exagerada, pero es sólo una consecuencia de la cadena de valor de los servicios de Gobierno Electrónico. Por tomar un modelo de cadena de valor concreto sobre el que mostrar este impacto, cogeré uno con el que he topado leyendo sobre los modelos de negocio de la eInclusividad en el Gobierno Electrónico. El modelo, original de Richard Heeks, establece la cadena de valor que se muestra en la siguiente gráfica

2008-11-14_203759

En el estado actual de evolución de los servicios de Gobierno Electrónico, los poderes públicos mantienen el monopolio de los tres primeros eslabones, que son los que finalmente se transforman en las salidas y resultados de los servicios puestos en marcha. La apertura de interfaces  de «solo datos», significa la perdida del monopolio en la gestión de los recursos que se emplean para la implementación de los servicios y cómo estos son ofrecidos a la ciudadanía. Al perder las AAPP el control sobre las estrategias y los recursos que a través de una intermediación pasan a transformarse en salidas y resultados de las políticas, el Gobierno Electrónico pasa a ser un Gobierno de la sociedad.

Sin embargo, esta cesión de control del Gobierno Electrónico por parte de los poderes públicos no ha de ser pasiva. Para hacer realidad este escenario han de mantener un control sobre el primer eslabón de la cadena  que sea efectivo. El Gobierno Electrónico sólo puede abrirse a la sociedad introduciendo las garantías para que esta apertura sea real, estableciendo una normativa apropiada de quién, cómo y con que objetivos puede hacer uso de las interfaces que se abran.

Llegado este punto se produce el anunciado cambio en el reparto de papeles entre Administración y Sociedad dentro del campo del Gobierno Electrónico, dando lugar a la creación de servicios públicos electrónicos a la carta por parte de la Sociedad, que obtiene de este modo una visión de la eficacia y eficiencia de los poderes públicos menos mediatizada por éstos y má capacidad de actuación por si mismaLa transformación global de la Sociedad queda entonces servida.

Read Full Post »

La recuperación de la memoria histórica, del recuerdo de aquellos que fueron ejecutados o encarcelados tan sólo por sus ideas durante la larga noche de la Dictadura Franquista, ha sido una de las políticas públicas constante de los últimos años. Primero, fue la ley 52/2007, quizás en exceso moderada en alguno de sus aspectos. Ahora, comienzan a ver la luz los primeros desarrollos reglamentarios de la mencionada ley. Una parte de estos desarrollos reglamentarios, fueron anunciados tras el Consejo de Ministros del 31/10/2008. En una parte de los mismos, como no puede ser de otra manera tras promulgarse la ley 11/2007, la Administración Electrónica juega un papel facilitador de los procedimientos administrativos asociados. En la nota tras el Consejo de Ministros, se menciona de modo explícito este papel en dos casos

La conceptualización de Pierre Noran de recuperación de la memoria histórica como «el esfuerzo consciente de los grupos humanos por entroncar con su pasado, sea éste real o imaginado, valorándolo y tratándolo con especial respeto», hace de la misma un objetivo en que la participación colectiva juega un papel básico. Es por tanto necesario una labor divulgativa de la importancia del proceso, pero también fomentar que sea todo el grupo humano el que participe en el mismo. Por esta razón, se echa de menos que, al menos a partir de la información facilitada no se desprende, no sólo se de cabida a la Administración Electrónica en los reglamentos de desarrollo de la ley 52/2007, sino que también se abrieran a programas de Participación Electrónica.

Sucede con frecuencia este olvido de la segunda pata del Gobierno Electrónico, de hecho, son escasas las referencias a la Participación Electrónica dentro de la ley 11/2007. El desarrollo de la ley 52/2007 hubiera sido una magnifica oportunidad para experimentar con la Participación Electrónica. Tomemos por ejemplo las declaraciones de reparación y reconocimiento personal. De un lado, podría facilitarse transparencia y acceso universal a las solicitudes aprobadas, permitiedo de este modo fomentar el conocimiento colectivo de lo sucedido. De otro lado, y siguiendo por ejemplo un procedimiento parecido a la cooperación ciudadana en la evaluación de patentes en EEUU, se podría abrir la aportación de documentos y pruebas de reconocimiento de las víctimas a todos aquellos individuos y organizaciones interesados en el proceso de recuperación de la memoria. Obviamente, podría irse más lejos, facilitando la Administración una plataforma colaborativa: Blogs para asociaciones de victimas, una wikipedia recopilando los distintos casos, foros de debate, …

Ojalá alguien reparé en todas estas posibilidades, más cuando a lo que parece son pocos los recursos que la Administración puede dedicar a dar respuesta a los familiares de las víctimas, siendo la colaboración ciudadana el único medio para alcanzar los objetivos de la ley.

Read Full Post »

Las consecuencias negativas de la crisis económica sobre el sector de las TIC, en general, y sobre la Administración Electrónica, en particular, son fáciles de adivinar. Por lo pronto, estamos empezando a ver sus primeras manifestaciones en forma de suspensión de eventos y EREs, y es de esperar que los proyectos relacionados con la Administración Electrónica sufran algún tipo de relentización. La prueba del algodón está a  la vuelta de la esquina, dentro de poco más de un año cuando podamos comprobar como ha afectado la crisis a hacer realidad el objetivo de la Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos (LAECSP, Ley 11/2007): Ver nacer el 2010 con la materialización del derecho de los ciudadanos a relacionarse por medios electrónicos con la Administración.

Sin embargo, esta crisis, precisamente por la necesidad de ajuste presupuestario de todos los actores sociales, entre ellos las Administraciones Públicas, traerá con probabilidad un beneficio: El aumento de la colaboración y la creación de redes en todos los ámbitos de la prestación de servicios, como un método de abaratar la puesta en marcha y mantenimiento de estos. Disiento de alorza que eso vaya a significar una mayor participación del Estado en el sector público, sino que será una participación más abierta a formas de colaboración, tanto con el sector privado como con otras Administraciones.

En lo referente a la colaboración con el sector privado, no estoy abogando por la externalización de servicios que muchos de sus actores persiguen en busca de un salvavidas en el turbulento mar de la crisis. La colaboración pública privada habrá de basarse en un nuevo paradigma, similar al programa de plataformas de colaboración establecido por Amazon. Una plataforma de acceso a la información pública generada por la Administración que permita a los actores privados crear nuevos negocios, y, al mismo tiempo, acelerar los ciclos de innovación en el sector público. Puede parecer utópico, pero Administraciones como la Británica han puesto en marcha iniciativas para desatar este potencial.

Por el lado de la colaboración entre Administraciones, la crisis dará la excusa para hacer realidad el ya amplio acervo de interoperabilidad acumulado. Sin ir más lejos, ha sido aprobado a finales de septiembre el programa ISA, destinado a dar continuidad al programa IDABC y, consecuentemente, a continuar la senda de la eliminación de las fronteras electrónicas entre Administraciones. Nuevos servicios transnacionales y la implementación de los puntos únicos de acceso previstos en la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de Diciembre de 2006 relativa a los servicios en el mercado interior (Directiva de Servicios), seran la materialización de esta colaboración entre Administraciones, que dará lugar a servicios públicos digitales más centrados en el ciudadano, y consecuentemente mas saisfactorios para éste.

En definitiva, la crisis nos va a permitir avanzar hacia una Administración en Red, pero no por un aumento de su papel en el sector público, sino porque las dificultades económicas provocarán la creación de nuevos marcos de colaboración. Hacer de la necesidad, virtud.

Read Full Post »

« Newer Posts